........

IGLESIA LA VIÑITA
VIRGEN DEL ROSARIO DE MONTSERRAT
SANTUARIO NUESTRA SEÑORA DE MONTSERRAT
BARRIO RECOLETA - SANTIAGO




IGLESIA LA VIÑITA – VIRGEN DEL ROSARIO DE MONTSERRAT

SANTUARIO NUESTRA SEÑORA DE MONTSERRAT DE SANTIAGO

Primera fundación

En diciembre de 1540 las tropas de Pedro de Valdivia entran al Valle del Río Mapocho por el Camino del Inca, la actual calle Independencia, instalando un campamento en la planicie entre los cerros San Cristóbal y Blanco. Aquí se decidió que una vez ubicadas las tierras adecuadas, se fundara una villa, y se instalara un Cabildo y una capilla para dar inicio definitivo a la conquista de Chile.

Llegó con los españoles Inés de Suárez, quien fue la primera mujer llegada a Santiago, compañera de Pedro de Valdivia y valiente luchadora contra los ataques indígenas. Tuvo una destacada participación en la defensa de la ciudad el 11 de septiembre de 1541 durante el ataque del cacique Michimalonco a Santiago, quien para amedrentar a los asaltantes, cortaba las cabezas de los indígenas presos y las lanzaba sobre ellos.

Fue Inés de Suárez quien fundó una ermita en honor a la Virgen de Montserrat en la cima del Cerro Blanco, que sería el primer templo religioso de Santiago. Este lugar era sagrado para los indígenas que habitan esa zona y su antigüedad puede comprobarse con algunas “piedras tacitas” que aún existen en el cerro.

Fundada ya la ciudad de Santiago el 12 de febrero de 1541 y creado el Cabildo, Pedro de Valdivia fue nombrado Gobernador de Chile, iniciando con ello la contínua exploración y conquista de las tierras al sur del río Maipo.

En 1550, antes de partir al sur, y en un viaje sin retorno, el Gobernador Valdivia entregó sus tierras a Inés de Suárez, quien las utilizaría para la manutención de la ermita de Montserrat.

Luego de la muerte de Pedro de Valdivia en la Batalla de Tucapel el 25 de diciembre de 1553 (1 de enero de 1554, según Diego Barros Arana), Inés de Suárez toma en matrimonio a Rodrigo de Quiroga, el nuevo Gobernador, instituyendo en 1558 una capellanía entregada a la Orden de los Dominicos, con las tierras del río Mapocho al sur, la Chacra del Salto al norte, la Cañadilla o Camino del Inca al poniente y el Cerro San Cristóbal al oriente. Así Doña Inés entregaba parte de sus tierras heredadas y aprovechaba impartir la catequesis católica a los indígenas.

Debido al emplazamiento de la capilla, se efectuó su traslado a los pies del cerro hacia fines del siglo XVI, construyéndose una iglesia de 20 varas de largo y un pequeño convento, construcción que se mantuvo en pie hasta el gran terremoto del 13 de mayo de 1647.

Posteriormente los padres dominicos construyen una nueva iglesia y la bautizan como Iglesia Virgen del Rosario de Montserrat, creando también la Cofradía del Santo Rosario, que es la más antigua de Chile.

Durante el siglo XVIII, los dominicos no sólo realizan una gran labor evangelizadora, sino también productiva y comercial, gracias a los huertos y viñas del gran terreno que rodeaba a la capilla, que habían pertenecido a Pedro de Valdiva, y que permitían mantener la obra religiosa y el templo.

De las viñas de estas tierras proviene el nombre de “Iglesia La Viñita”.

También permitía está mantención la donación y ofrenda de innumerables personajes y familias, como joyas, crucifijos, muebles, libros, etc. Sin embargo con el correr de los años, muchos de esos tesoros fueron vendidos para la reconstrucción del templo cada vez que éste era dañado por alguna catástrofe natural o por los asedios indígenas. Así pasaron a otras manos un brasero colonial de cobre, una reliquia de la Gran Cruz de Cristal, un mueble perteneciente a Inés de Suárez y un baúl de alerce de Rodrigo de Quiroga.

La iglesia durante el siglo XIX

Durante el inicio siglo XIX, debido a las convulsiones independentistas y a la fundación de otras iglesias en Chile, los dominicos debieron tomar otros rumbos y la atención y mantención de la iglesia de La Viñita comenzó a quedar en segundo plano.

Durante el Gobierno de Ramón Freire los dominicos deciden vender gran parte de las tierras del llamado Llano de Montserrat, quedando en 1823 en poder de los dominicos, la iglesia, el convento y un terreno de unas diez cuadras.

En 1824 el Gobierno de Freire ordenaba la confiscación de las tierras y asignación de un sueldo del Estado para el clero. Así la iglesia queda con un pequeño terreno y unas cuántas casas viejas.

Por 1830 la situación de la iglesia era casi desastroza, por lo que la Cofradía del Rosario inició gestiones para construir un nuevo templo en un terreno cercano donado por Pedro Nolasco León.

La iglesia de hoy

La primera piedra del nuevo templo se instaló el 23 de noviembre de 1834, como “continuación de la antigua ermita de Montserrat”, según lo estipulaba el acta de fundación, documento firmado por el Obispo Manuel Vicuña.

La fachada y su nave son de construcción simple de tipo colonial, y fue uno de sus arquitectos, Eusebio Cheli (Celli en otros escritos). Entre sus tesoros interiores se encuentra su bóveda pintada y decorada, la antigua imagen de la Virgen de Montserrat y el púlpito que sería una obra de Fermín Vivaceta.

El primer capellán de la nueva iglesia fue el padre Miguel Astorga.

La imagen de la Virgen de Montserrat

La imagen de la Virgen de Montserrat que se encuentra en la Iglesia de La Viñita, fue hallada por un indígena del fundo de Montserrat por el año 1574.

Este hombre, cansado de buscar unas cabras por el cerro, se recostó a dormir, y en medio del sueño se le apareció una señora que, tomándolo de la mano, lo condujo a un sitio cercano. El indígena despertó sobresaltado, y luego de reponerse, se dispuso a cortar leña. Fue entonces cuando encontró, esculpida en un árbol, la imagen de la señora aparecida en su sueño. Rápidamente sacó parte del árbol y se lo llevó al capellán, quien quedó maravillado por el hallazgo.

La imagen fue luego cuidadosamente trabajada y como escultura le fueron agregados el cuerpo y el Niño Jesús.

La Virgen de los delincuentes

El Padre Nicolás Vial, ex capellán de Gendarmería y Párroco de La Viñita, cuenta que desde que comenzó a trabajar en las cárceles, supo de la devoción de “los lanzas” a la imagen de la Virgen de Montserrat. Y se dice que es más famosa que la Virgen de la Merced, la patrona de los encarcelados.

El párroco cuenta que los delincuentes le piden que los proteja antes de un asalto o que les conceda la libertad a quienes están presos, y como manda le llevan flores, juguetes de niños o muñecos de peluche, y encender una vela ante el altar donde se encuentra la imagen, una imagen de madera policromada de 90 cms. de altura.

A la entrada de la iglesia hay una réplica de la santa y junto a ella hay placas de agradecimiento y una alcancía, que muchas veces recibe donaciones en billetes de $ 10.000 o $ 20.000, y hasta cadenas de oro.

La imagen de la Virgen de Montserrat de La Viñita guarda una semejanza con la Virgen Negra del Monasterio de Montserrat cercano a Barcelona, enclavado en la sierra, lugar que era refugio de bandoleros. El Cerro Blanco habría cumplido también esta function durante algunos siglos.

Monumento Histórico

La iglesia fue declarada Monumento Histórico el 19 de noviembre de 1990, porque “la Iglesia La Viñita fue mandada construir por Inés de Suárez en la cima del Cerro Huechuraba, como una ermita a la Virgen de Montserrat, y que es uno de los lugares que constituyen un testimonio histórico de la fundación de Santiago por los conquistadores y por su gran labor de evangelización. Y como Zona Típica el Cerro Blanco, llamado Huechuraba por el cacique de la zona, por ser el lugar servido de entorno a la iglesia y al primer cementerio católico y general de la ciudad”.

(ADAPTADO POR W.F.L. DE: Municipalidad de Recoleta en www.recoleta.cl; Diario La Tercera en www.latercera.com, 10 de marzo de 2012; Fundación Futuro, Guía Metodológica, 2006; Patrimonio de La Chimba del Colegio Academia de Humanidades de Santiago en www.patrimonioenlachimba.blogspot.com , julio de 2008; y Arzobispado de Santiago, Guía Eclesiástica 2014)

UBICACION: Avenida Recoleta 900, esquina calle Santos Dumont, a los pies del Cerro Blanco, Barrio Recoleta, Metro Cerro Blanco, Santiago.


















VISTAS DESDE EL CERRO SAN CRISTOBAL








(FOTOGRAFIAS DE 2014)

IMAGENES ANTIGUAS DE LA IGLESIA DE LA VIÑITA
La iglesia al 2017 continúa cerrada debido al terremoto de 2010
y sólo se efectúan misas en una sala habilitada como capilla














(fotografías de WFL, 16 dic 2016)








(DOCUMENTO DE: "La Viñita, Santuario de la Vírgen de Montserrat", 
Francisca Dubó, Josefina Fueyo y Macarena Valdés, 
Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Chile)


(DOCUMENTO DE: “Chile Ilustrado”, Recaredo Tornero, 1872)



(DOCUMENTO DE: 1891, "Breve relación del viaje a Chile" del Canónigo Juan María Mastai Ferretti, en colección de Pedro Encina)

(FOTOGRAFIA DE: Patrimonioenlachimba.blogspot.com, Colegio Academia de Humanidades de Santiago)



(FOTOGRAFIAS DE: "La Viñita, Santuario de la Vírgen de Montserrat", 
Francisca Dubó, Josefina Fueyo y Macarena Valdés, 
Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Chile)



(DOCUMENTO DE: Fundación Futuro, Guía Metodológica "Ojo con Recoleta")



(DOCUMENTO DE: Revista En Viaje, N.340, feb. 1962)


SUFRIÓ SERIOS DAÑOS ESTRUCTURALES PARA EL TERREMOTO: PLANEAN RECUPERACIÓN DE LA HISTÓRICA IGLESIA “LA VIÑITA”

Considerada como la iglesia con más historia de Santiago, “La Viñita” se encuentra actualmente en peligro de derrumbe.

El terremoto de febrero la dejó con serios daños, entre los que se encuentran el 80% de sus muros agrietados, su techumbre a punto de caer, su torre con daños estructurales y el coro podría desplomarse en cualquier momento.

La iniciativa de restauración tiene un costo estimado de $195 millones que en este momento se intenta reunir por parte de la Fundación Paternitas, que administra el templo. Las obras consideran la intervención global de esta iglesia ubicada en avenida Recoleta 900. “Se incluyen una completa restauración y un proyecto de iluminación y electricidad que permita recobrar el valor integral de este Monumento Nacional”, señala Juan Francisco Ossa, arquitecto a cargo de las obras.

Son muchas las historias que surgen en torno a la devoción a la Virgen de Montserrat, que se venera en esta iglesia. El padre Nicolás Vial comenta que “muchos presos una vez que salen en libertad vuelven a darle las gracias a la Virgen. Las flores son un signo de amor y reverencia a la madre del Salvador, pero por sobre todo son una manera de estar allí ante su imagen, día y noche, en oración y contemplación”.

Esta iglesia es considerada la primera de Chile. En 1545 doña Inés de Suárez mandó a construir una ermita dedicada a la Virgen de Montserrat en la cumbre del actual cerro Blanco, terrenos que entonces pertenecían a Pedro de Valdivia. El conquistador traspasa la capilla y el terreno adyacente a doña Inés. La ermita es utilizada como el primer lugar de culto católico en el país, hasta la construcción de la Catedral.

En 1558, Inés de Suárez dona a los dominicos la ermita, el cerro y una chacra. Ellos plantan en el lugar una pequeña viña, en la cual se comienza a elaborar el vino de misa y de ahí el nombre “La Viñita”. Los dominicos prometen a perpetuidad una procesión anual a la Virgen y una misa todos los terceros viernes del mes, por las almas de Inés de Suárez; su esposo, Rodrigo de Quiroga, y Pedro de Valdivia.

El paso del tiempo y los terremotos deterioraron la construcción original y en 1834 se inicia la construcción de la iglesia actual con la finalidad de mantener la procesión que los fieles siguieron realizando.

La actual construcción es de origen colonial y presenta algunos elementos neoclásicos que muestran la intervención del arquitecto Eusebio Chelli.

(DOCUMENTO SIN MODIFICACION DE: www.plataformaurbana.cl, 15/07/2010)