........

IGLESIA
SAN JOSE
CONGREGACION FRANCISCANAS MISIONERAS DE MARIA
CURIMON (SAN FELIPE)



IGLESIA SAN JOSE - CONGREGACION FRANCISCANA MISIONERAS DE MARIA - CURIMON (SAN FELIPE)

A esta zona que los indios picunches llamaban Curimón, que en su lengua aborigen significaba “tierras negras”, llegaron las tropas de Diego de Almagro cruzando el Camino del Inca.

En 1583 los monjes franciscanos llegan desde Santiago para fundar el Convento Santa Rosa de Viterbo, junto al camino Valle de Aconcagua - Los Andes - Mendoza. Este va desarrollándose tardíamente y entre los años 1700 y 1727 se define ya con un templo típico colonial y un claustro con patio interior, corredores y biblioteca. Tres años después sufre los efectos del terremoto de 1730.

En 1740 el gobernador Manso de Velasco firma en el Convento el acta de fundación de la ciudad de San Felipe el Real.

Los terremotos de 1751 y 1822; junto al  incendio de 1765, vuelven a causar serios daños en el convento; y debido a las refriegas por la Independencia y otros hechos, el campanario sólo pudo ser restaurado, aunque rediseñado, en 1870 por Fermín Vivaceta, con madera de álamo y muy semejante a la torre del templo de San Francisco de Santiago en la Alameda. 

Curimón, ya rodeado de algunas casas y trazada una pequeña plazuela, en 1811 se celebra el matrimonio del coronel Santiago Bueras y Dolores Araya, al más puro estilo campesino; y que moriría heroícamente el 5 de abril de 1818 en la batalla de Maipú.

En 1817, en los últimos años de la lucha por nuestra Independencia, las tropas patriotas al mando de O´higgins y San Martín descansaron a la sombra de los pimientos y muros del Convento, antes de seguir rumbo a la Batalla de Chacabuco. 

LAS MONJAS FRANCISCANAS Y LA IGLESIA

Las seis hermanas de la Congregación Franciscanas Misioneras de María, dedicadas a los huérfanos y a las jóvenes obreras, llegan desde Italia a Curimón en 1904 y son acogidas por la doña Corina Lemus.

Luego de 18 meses en su nuevo hogar, fueron llamadas por los padres franciscanos de Santiago para fundar una casa en un terreno donado por doña Primitiva Echeverría en la avenida Vicuña Mackenna.

En Curimón, gracias a los benefactores católicos de la zona, se instalan en un terreno junto al antiguo Camino del Inca, a una cuadra al sur del Convento Franciscano de Santa Rosa de Viterbo, donde construyen entre 1930 y 1935 una iglesia estilo gótico con planos del arquitecto J. Forteza para albergar a 250 personas.

El templo es bendecido en 1937 y en 1946 se le incorporaron algunos retoques barrocos. Las imágenes de San Miguel, San Rafael y San Gabriel son una donación anónima del propio escultor.

Además de las labores efectuadas en beneficio de huérfanos y mujeres jóvenes, las monjas instalan un dispensario que permite la atención de primeros auxilios y la entregada de medicinas.

En 1959 la madre María Milagrosa a cargo de su comunidad, da forma a una Escuela Agrícola, bautizándola como “Assunta Pallota”, en recuerdo de la beata italiana que trabajó en China, donde murió a los 26 años de edad. Ya como colegio, el año 2015 es entregada a la Fundación San Francisco de Curimón.

FUENTES: "Iglesia San Francisco de Asis, Convento Santa Rosa de Viterbo", de WFL, www.chile-iglesias-catolicas.blogspot.com (Museo Histórico Religioso de Curimón, Instituto de Conmemoración Histórica de Chile); "Curimón comarca histórica", Municipalidad de San Felipe, Familia Monasterio de Curimón y Restaurante "La Ruca" de Curimón; "Estado de la Iglesia en Chile", Acción Católica, 1946; y Fundación Educacional "San Francisco de Curimón", Colegio "Assunta Pallota", instructivo, 2016

UBICACION: calle San Francisco, junto a Escuela Agrícola Asunta Pallota, Curimón






































FOTOGRAFIAS DE WFL, 12 FEBRERO 2018

(Dirección de Vialidad, MOP, 2013)